¿Se puede viajar a Tanzania?

¿Se puede viajar a Tanzania?

Tanzania fue el primero de los países africanos que abrió sus fronteras en el mes de junio, ya que sus tasas de incidencia de COVID-19 eran muy bajas. Para mantenerlas así, las autoridades han aplicado una serie de medidas de higiene y seguridad sanitaria, que a su vez dan garantías a los viajeros de todo el mundo.

Para viajar a Tanzania las autoridades locales exigen:

  • Solicitar el visado de Tanzania online

  • Presentar un certificado impreso de la prueba PCR negativa realizado antes de la salida del vuelo, según la exigencia de la aerolínea con la que vueles.

  • Completar un formulario de declaración de salud a la llegada

A la llegada realizan toma de temperatura y control de síntomas a todos los viajeros internacionales y durante la estancia en el país se deberán seguir las medidas sanitarias decretadas por estas autoridades: portar mascarillas, lavado de manos  y respetar distancia social.

En cuanto a servicios médicos en Tanzania, los hospitales pueden solucionar un problema puntual, y en las ciudades principales existen hospitales privados con buenas instalaciones. Además, casi todos los parques tienen pistas de aterrizaje para avionetas que puedan hacer traslados a hospitales en casi necesario.

Consejo Descubrir: La mayoría de  las pólizas de seguros incluyen ya coberturas relacionadas con el COVID-19, como la asistencia en viaje en caso de síntomas de la enfermedad, o el reembolso de los gastos de anulación si das positivo por PCR antes de viajar.

Consulta con diferentes aseguradoras y compara coberturas y precios. Ahorrarás dinero en el total del coste de tu viaje asegurándolo desde el momento de la reserva y estarás tranquilo ante las incidencias que te puedan surgir.

¿Cómo llegar a Tanzania?

Son varias las aerolíneas que ofrecen vuelos hacia Tanzania desde España, haciendo una sola escala en el trayecto. Si te preocupa volar, debes saber que ya hay estudios que demuestran que es más fácil que te alcance un rayo a que te contagies de COVID-19 en un avión.

Todas las aerolíneas disponen de filtro HEPA que efectúa una limpieza excepcional del aire cada pocos minutos. Si la ocupación lo permite, las compañías tratan de mantener las distancias entre los pasajeros que no son familia o no viajan juntos, reforzando en todo caso las medidas de seguridad e higiene.

El personal de abordo va equipado con equipos de protección personal y se han implementado protocolos específicos para reducir el contacto y aumentar la limpieza de los servicios y otras zonas de contacto habitual en el avión.

Aerolíneas como Emirates y Qatar Airways tienen las rutas más cortas para llegar a Tanzania. Además, entregan kits gratuitos de higiene con máscaras, guantes, desinfectante de manos y toallitas antibacterianas para todos los viajeros y siguen dando servicio de comidas a bordo.

Por qué ir de safari a Tanzania será mejor que quedarte en casa

Ya son decenas los viajeros españoles que han estado en Tanzania desde el mes de junio de 2020 y todos coinciden: nunca han viajado más a gusto.

Sin masificación de viajeros, los animales están mucho más relajados y es más fácil avistarlos. Además, los guías y todo el personal que forma parte de la organización se vuelca aún más en hacer la experiencia del viaje especial y sobre todo, segura.

Entre otras medidas, los conductores desinfectan cada día los vehículos, especialmente las zonas de mayor contacto. Los lodges tienen la capacidad de separar bien a los viajeros en las áreas comunes y es fácil a mantener la distancia de seguridad en la inmensidad de la sabana.

Tanzania es un destino muy bien preparado además para los viajes en familia: los viajes se realizan en coches privados para un máximo de 6 personas y se pueden reservar sólo para tu familia. Además, hay muchos alojamientos con habitaciones familiares, que tienen actividades pensadas para los más pequeños y comida a gusto de todos a precios asequibles.

En este tipo de viaje no tendrás que preocuparte de nada ya que todo está organizado: alojamiento, comidas, actividades, etc. Así podrás descansar la mente y desconectar de verdad.

Consejo Descubrir: para viajar con los más pequeños conviene elegir lodges con piscina. Se agradecen mucho después de los safaris y siendo invierno en Europa, será de lo que más les gustará recordar a la vuelta.

Una certeza: en Tanzania te olvidarás de las pantallas.

En este país, la Gran Migración se produce durante casi todo el año, lo que aumenta las posibilidades de ver animales en movimiento, ¡y revivir las escenas del Rey León en la mente de grandes y pequeños!

La abundancia de fauna en parques como el Ngorongoro significa que no tendrás que pasar horas mirando paisajes vacíos (como sí pasa en algunas zonas de Kenia) y la ruta del norte del país, que incluye el Serengeti, tiene trayectos más cortos que te permitirán gestionar mejor las paradas y el ritmo del viaje.  

Seguro que todos disfrutaréis de estar fuera, al aire libre, y no hay que olvidar las playas y los poblados Maasai, menos masificados que en Kenia, y donde la familia entera viviréis momentos inolvidables.

¿Te apetece?

Mira el viaje que hemos preparado para que pases estas vacaciones de fin de año en Tanzania.

Otros artículos sobre Tanzania: