Y ahora ¿cómo se viaja?

Y ahora ¿cómo se viaja?

14 de septiembre de 2020. Autora: Silvia Briegas

Ahora que el COVID-19 ha cambiado profundamente muchos de nuestros hábitos, es necesario ponernos al día con todo lo que concierne a las actividades que más nos gustan para no tener que renunciar a ellas.

Y es que la información es poder.

Nos da seguridad y nos quita el miedo que produce lo desconocido. Ya seamos viajeros experimentados o estemos empezando a descubrir el planeta, hay una serie de circunstancias que tenemos que conocer y asimilar si queremos viajar a gusto y sin sorpresas indeseadas a partir de ahora.

Algunas de estas medidas y precauciones serán provisionales y esperamos que no vengan para quedarse así que, si tienes muchas ganas de viajar y quieres empezar a hacerlo con seguridad, sigue leyendo.

Pruebas PCR para viajeros

Una de las formalidades más comunes de la nueva normalidad de los viajes. La mayoría de los países que van abriendo sus fronteras, como Costa Rica o Sri Lanka, la exigen a los viajeros en origen en lugar de imponer cuarentenas, facilitando así un tránsito más cómodo y seguro a las personas.

Otros países, como Islandia, hacen la prueba una vez llegas al aeropuerto de destino y si el resultado sale positivo, las autoridades locales te trasladarán a un centro designado para pasar la cuarentena preceptiva, que, según el país, puede tener costes a tu cargo.

Nuestro consejo: En los países que permiten la entrada libre como Tanzania, es posible que te soliciten pasar por la prueba PCR de manera aleatoria a la llegada. Te recomendamos hacerte la prueba PCR en tu ciudad de origen antes de viajar para asegurarte de que no darás positivo una vez en destino.

Los formularios y declaraciones de salud

Una novedad que se añade a la lista de gestiones que tendrás que realizar antes de cruzar la frontera o en el propio vuelo de ida es completar un formulario con el detalle actualizado de tu estado de salud. Basado en la buena fe de los viajeros, es mejor ser honesto ya que si los datos que facilitas no son verídicos puedes arriesgarte a que te denieguen la entrada en el país de destino.

Para saber qué destinos exigen este tipo de formularios con antelación al viaje, puedes visitar la web del Ministerio de Asuntos Exteriores y su apartado “Recomendaciones de viaje”, donde encontrarás información actualizada de los requisitos de entrada en cada país.

La mascarilla

Un básico de la prevención a nivel mundial que no desaparecerá hasta la llegada de la vacuna, las mascarillas son tan necesarias en nuestro día a día como en cada uno de los trayectos de un viaje. Desde que salimos de casa hasta que volvemos, debemos llevarla correctamente colocada y cambiarla con la frecuencia adecuada para reducir al máximo las posibilidades de contagiarnos y contagiar a otros.

Lo que ya existía y debemos recordar

  • El gel hidroalcohólico. La manera más fácil de desinfectarnos las manos en cualquier momento, estos geles siempre fueron muy recomendables para los viajes en los que el agua potable no siempre está disponible para lavarnos las manos, por ejemplo, antes de comer.

  • El check-in online de tu vuelo. Ya hace años que los billetes físicos desaparecieron y se convirtieron en electrónicos, permitiendo realizar la facturación del vuelo antes de ir al aeropuerto. Imprimiendo tu tarjeta de embarque en casa o descargándola en tu teléfono móvil evitarás colas ante los mostradores del aeropuerto y parte del contacto durante el proceso de embarque, en especial si vuelas sólo con equipaje de mano.

  • Reservar con antelación = viajes más baratos. La reserva anticipada cobra aún mayor importancia en estos tiempos debido a que las aerolíneas están recortando vuelos por la falta de demanda. Con menos plazas disponibles, los vuelos serán más difíciles (y caros) de conseguir a medida que se acerque la fecha prevista de salida. Además, teniendo un vuelo reservado, si hay un cambio o una anulación por parte de la compañía aérea, la aerolínea te reembolsará el importe o te garantizará una plaza en otro vuelo alternativo sin cobrarte de más.

  • Condiciones de cancelación y cambio flexibles. Aunque los operadores de servicios de viaje están dando cada vez más libertad en caso de que tengas que hacer un de planes, las tarifas más económicas suelen ser de pago inmediato y sin opción a reembolso. A veces, compensa pagar un poco más por una habitación de hotel o tarifa aérea más permisiva para tener mejores opciones en caso de que surjan situaciones que te impidan realizar tu viaje.

Nuestro consejo final: si vas a hacer una reserva con antelación, añade siempre un seguro con cobertura de cancelación que sea lo más completo posible y se adecúe bien a tus circunstancias. Ahorrarás dinero en el total del coste de tu viaje asegurándolo desde el momento de la reserva y estarás tranquilo ante las incidencias que te puedan surgir. La mayoría de las pólizas incluyen ya coberturas relacionadas con el COVID-19 como la asistencia en viaje en caso de síntomas de la enfermedad o el reembolso de los gastos de anulación si te sale una PCR positiva antes de viajar.