Descubrir Tours, la agencia especialista en viajes a Nepal, Ecuador y Guatemala
image

Fotografiar anfibios y reptiles

Ene 27 2023

27 de enero de 2023   Autor: César Barrio Amorós

Una de las razones por las que viajamos es para capturar recuerdos con el fin de poderlos degustar en un futuro. Por supuesto que muchos de nosotros tenemos esa necesidad, creada, de capturar momentos, atardeceres épicos sobre monumentos, auroras boreales, olas gigantescas y cascadas entre arroyos de aguas cantarinas. Poder volver a observar nuestros recuerdos nos traslada de inmediato a ese mágico momento. Hay muchos tipos de fotografía y muchos fotógrafos que persiguen diferentes instantes. Puedes pasar horas en la noche capturando la vía láctea, o perseguir con tu teleobjetivo una moto a toda velocidad. 

Yo soy un cazador. Un cazador de criaturas extrañas. Siempre me fascinaron los animales, y entre ellos, los anfibios y reptiles. Y desde muy jovencito me acerqué a la técnica que me permitía poseerlos in aeternum, sin necesidad de llevarlos a casa y encerrarlos en un terrario. Repasar esas diapositivas que realicé en Doñana en 1989, aquellos primeros exóticos con víboras sopladoras en el Sahara en 1992, o mis primeros anfibios en Venezuela en 1995, me llevan de regreso a tales destinos, recordando incluso la piedra bajo la cual se escondía aquella lagartija en Albarracín o la comida que siguió a la persecución del corzo en Cantabria.

Mucho ha llovido desde entonces. Y demasiado ha evolucionado la tecnología y las técnicas para conseguir capturas épicas. Para abreviar, diré que pasé casi toda mi juventud en Venezuela, sin avanzar mucho fotográficamente hablando, con poca tecnología y conocimientos. Más recientemente, ya asentado en Costa Rica desde 2011, sí he notado una evolución progresiva tanto a nivel tecnológico como en capacidades. Eso se debe a varios factores, pero entre ellos, a un rápido desarrollo de la fotografía aplicada a sujetos pequeños (macro) o medianos a grandes (gran angular). También a la comprensión de la iluminación. Así que ahora, en uno de los países más biodiversos del mundo, tengo la oportunidad muy frecuentemente de poder fotografiar ranas espectaculares e hipnóticas víboras que resultan en algunas de las fotos más preciosas e increíbles que se puedan hacer.

Y para que otros fotógrafos podáis disfrutar de esta especialidad fotográfica con menos prueba y error que yo, os dejo unos cuantos aprendizajes, consejos y trucos para fotografiar reptiles y anfibios:

  • Macro. Para sujetos pequeños (digamos entre 1 y 5 cm) se suelen usar objetivos macro (50, 60, 90, 100 mm). Las fotos macro pueden ser muy detalladas y por tanto, usarse como fotos de catálogo. Para ello se recomienda situar al animal en una posición dorsolateral y normalmente la querremos bien definida, enfocada y con una buena profundidad de campo. Pero también se pueden lograr efectos bokeh con el objetivo enfocado en los ojos, y perdiendo enfoque detrás y delante, creando una foto más artística. La iluminación siempre debe ser con flash y difusor. Se puede lograr capturar los animales con un macro totalmente in situ, es decir, sin molestarlos de ninguna manera, solo acercándonos lentamente hacia el objeto, por ejemplo una rana cantando, hasta poder disparar. Para ello los macros largos (100, 105, 150 mm) son adecuados. 
  • Gran angular. Ésta es mi fotografía preferida, y he estado luchando mucho (y gastando mucho dinero) por conseguir tanto el objetivo y cámara perfectos (eso sería tema para otro artículo) como para poder encuadrar gloriosos momentos. Pero no es una fotografía fácil. Depende en gran parte de varios factores, por ejemplo de cuán cerca puedes enfocar, de si el objetivo deforma las esquinas y de si el enfoque es manual o autofocus. También la iluminación aquí es sumamente importante y demandante, porque se debe evitar acercarse tanto al objeto que le hagas sombra con el lente. Para ello, el flash debe ser independiente y manejarlo con una mano mientras que con la otra cargas la cámara en posiciones a veces, imposibles. Si cuentas con un trípode y el animal objeto se deja acercar tanto como para usarlo sin huir, esa es la mejor solución, aunque siempre aparatosa.
  • Consejo extra: Yo personalmente no uso mucho el trípode, prefiero apoyarme si se puede en algún árbol o roca, bajar la velocidad (puede ser hasta 1/30) y cerrar el diafragma al máximo, con el flash iluminando al mínimo solo el animal que tengo en frente, después de encuadrar el hábitat donde esté. No son fotos sencillas, requiriendo de muchísima paciencia. Además, en algunos casos implica la manipulación del animal, por lo que antes que nada, debes informarte de las leyes nacionales del país que visitas o de las disposiciones locales. No creas que lograr una foto excepcional es materia de minutos, a veces he tenido que regresar al mismo sitio en repetidas ocasiones e intentar múltiples veces para lograr la foto deseada. 
Costa Rica, al tener una sumamente variada herpetofauna (pero también avifauna, etc) es muy proclive a hallar especies hermosas, interesantes e incluso espectaculares, que te van a permitir regresar a tu casa a revivir una y mil veces esas aventuras de aquella vez, en aquel manglar, cuando me encontré con aquella boa mientras los monos capuchinos se burlaban de mis poses sudorosas… 
 
Si quieres poner en práctica estas técnicas en las junglas y ríos de Costa Rica, puedes venir conmigo al viaje fotográfico que organizamos con Descubrir Tours y AUSTRALphoto este mes de mayo de 2023, solo tienes que seguir leyendo por aquí.

Nuestros últimos artículos

Diario de viaje a Jordania

En este artículo te contamos nuestra experiencia de viaje por Jordania. Un país realmente cautivador por su cultura y su gente.

Auroras boreales en Islandia

Cómo ver auroras boreales en Islandia

¿Alguna vez has soñado con ver Auroras Boreales en Islandia? Si este 2024 quieres hacer realidad ese sueño, te contamos unos cuántos datos para sacarle todo el partido a la experiencia.

Día de Muertos en México